Mi Historia como Mujer Dominante Facesitter.

| | ,

Si me vieras en acción ahora, probablemente jurarías que soy una experta en posar mis nalgas sobre la cara de los hombres (Facesitting), desde hace mucho tiempo. Parece natural, pero este talento es un descubrimiento bastante reciente, uno de esos “accidentes felices” del que algunas veces escuchas hablar.  Mi nombre es Diana y te contaré todo sobre cómo sucedió.

Mujer Dominante Facesitter.

 

 

Siempre me he considerado una chica bastante dócil, para ser honesta. Toda la idea de dominar a alguien era completamente extraña para mí: el tipo de cosas que únicamente las “chicas malas” suelen hacer.

Pero todo eso cambió cuando conocí a Ian. Ian era mi “novio aventurero”. Siempre supe que no éramos realmente serios el uno con el otro, pero nos divertimos mucho experimentando. Y wow, ¿podría ese hombre comer coño? Era tan bueno, que pensé que mi corazón explotaría por las olas de los orgasmos que me daba. Llegué a donde solo ansiaba tener sus labios en mi clítoris y su lengua enterrada profundamente en mi coño. Si no lo tuviera cada pocos días, comenzaría a sentirme loca de necesidad. Mirando hacia atrás, es un poco gracioso. No siempre nos llevábamos muy bien fuera de la cama, ¡pero en la cama había mucha química!

Ian trabajaba para una compañía de seguros. Era una posición importante que le daba mucho dinero y significaba que tenía que salir de la ciudad en viajes de negocios aquí y allá. Entonces salió de la ciudad por una de estas cosas de negocios y estuvo fuera de la ciudad durante casi dos semanas, mucho más de lo habitual. Mientras estuvo ausente, que fueron 2 semanas, tuve a mi vibrador trabajando a marchas forzadas. Pero incluso con toda esa acción vibrante y dura del clítoris y el coño, no fue suficiente. En realidad, fue más como una provocación que un lanzamiento la mayor parte del tiempo. Lo que quería era su boca, esos labios y lengua talentosos y carnosos. Maldición, incluso ahora que escribo esto, me mojo solo de pensar en lo bueno que era comiendo coño.

Finalmente, regresó a la ciudad y yo soy como perra cachonda, estaba más lista para que me lamiera el coño que para darle la bienvenida a casa. Pero ya sabes, en una sociedad educada dices palabras correctas y dar los abrazos correctos y la cena viene antes del postre, así que seguí con todo, esperando la recompensa al final cuando volvimos a mi casa y él me dió lo que ansiaba.

Pero luego comenzó a hacerme enfadar diciendo que deberíamos decidir si sólo estábamos jugando o realmente teníamos una relación mas seria, pues él estaba listo para estar únicamente conmigo. Comencé a sentirme realmente presionado y eso me hizo enojar. Todo lo que quería era un buen orgasmo largo y él estaba hablando de toda esta basura del compromiso. Traté de ser cortés, pero sobre todo quería decirle la verdad sincera: Y la verdad era que no lo encontraba suficientemente interesante como para comprometerme. Sin embargo,no se lo dije. Pensé que podría arruinar su entusiasmo en cuanto a nuestras actividades ¿verdad?

Así que finalmente volvimos a mi casa y mientras yo trataba de besarlo en el cuello y tocarlo, para ponerlo caliente, él seguía hablando sobre cuánto significo para él y qué significa él para mí.  Finalmente, tuve suficiente. Estábamos en mi habitación para entonces y solo lo empujé, haciéndolo aterrizar en la cama de golpe. Luego me quité las bragas, me subí a él y me senté a horcajadas sobre su rostro, mis rodillas a cada lado de su cabeza, mis muslos aplastando su rostro y sente mi coño mojado sobre su boca. Solo quería callarlo y ocupar su boca donde pertenecía. Facesitting nunca se sintió tan bien.

Por un momento o dos, trató de alejarme de él. Sin embargo, me negué a moverme y, de hecho, apreté las caderas contra él, lo que le dificultaba la respiración. Finalmente, se rindió y metió su lengua profundamente en el agujero de mi coño tembloroso y luego me lamió y me chupó mientras me venía una y otra vez. Sé que estaba inundando su cara y cuello con jugo de coño. Me chorreé por toda la cara de ese hombre. Fue tan intenso y hermoso y no pude tener suficiente. Sentí mucho poder. Ian estaba completamente bajo mi control, le gustara o no.

Después de eso, tuvimos algunas sesiones como esta, pero finalmente, tomamos caminos distintos. Se dió cuenta de que nunca iba a andar en serio con él. Lo último que escuché fue que se casó, con una mujer menor que él. Apuesto a que no se come su coño como se comió el mío y apuesto también  que él también lo echa de menos.

Y yo, no puedo tener suficiente de Dominating Facesitter. Es una de las primeras cosas que hago cuando las cosas se vuelven sexuales entre un chico nuevo y yo. No todos los chicos quieren ser dominados, pero la mayoría de ellos al menos juegan conmigo una o dos veces. Cuando encuentre el hombre que realmente le apetezca este juego, quizá me pondré seria.

Previous

UNA FANTASÍA PARA AMAR

Adoración del culo!

Next

Deja un comentario