Hora De Castigo Para Los Chicos Sumisos

Los Estudiantes Se Encuentran En La Oficina De La Profesora

Jessica falló su examen de Biología en la Universidad y fue a hablar con la profesora en la tarde después de clases. Ella usaba un saco azul con blusa blanca con moño azul, falda a cuadros, calcetas blancas y zapatos negros. Era una chica de 1.65 m de piel blanca, ojos cafés claro, cabello negro lacio algo largo. A pesar de ser una chica joven tenía una figura hermosa con curvas bien definidas. Llegó a la oficina de la profesora. Entró y se sentó en un sillón cerca de la puerta.

Se percató que en los demás sillones al lado de ella, se encontraban otros tres estudiantes varones de la escuela. Traían un saco similar a la de Jessica, camisas de manga larga con corbata azul, pantalones negros y zapatos negros. Ella ya los había visto antes durante los descansos, eran de un grado mayor a ella pero no sabía sus nombres. Además, nunca sacaban buenas notas, uno de los chicos era de piel blanca y cabello negro, delgado y un poco más alto que Jessica. Otro de ellos era de piel morena, rapado y por último él que era él denominado “líder” del grupito era de piel blanca, ojos azules y cabello rubio en punta y de altura mayor a los otros dos chicos.

Casandra, La Profesora Dominante Hermosa

Estaban sentados al lado de ella comentando algo que Jessica no alcanzaba a entender. Ella tenía un mal presentimiento. En eso entró la profesora Casandra, una mujer sumamente hermosa de cabellera rubia, piel blanca como porcelana, ojos verdes y una figura sumamente envidiable. Algunos estudiantes de la universidad murmuraban que ella tenía una trabajo de stripper durante la noche, pero usando anteojos, su cabello recogido, su traje sastre rojo, blusa blanca, falda ejecutiva y tacones con tacón la mostraba con una apariencia de profesora de instituto.

Miró a su alrededor y miró a los tres chicos que se encontraban en frente de ella, “Bien, bien, ¿Qué témenos aquí? A mi trio favorito de nuevo fallando sus pruebas como siempre? Vanyanse al otro cuatro” dijo la profesora mientras lamía sus labios rojos. De repente miró a Jessica la cual bajó la mirada vergonzosamente. Entonces la profesora cerró con llave la puerta de la oficina.

Los Castigos Son Solamente Para Los Muchachos

La profesora miró a la estudiante apenada y le sonrió, “No temas querida, aquí nadie te va a lastimar, pero a ellos,“ Levantó la mirada a los tres chicos yéndose del cuarto. Los tres ya saben que hacer “¡RAPIDO!” dijo la profesora Casandra a modo autoritario. Después la profesora se sentó en el escritorio de la oficina. Revisó una hoja de papel que tenía en la mano, “Así que eres Jessica C. y es tu primer fallo,” dijo al mirar a la susodicha ajustando sus anteojos, “Si profesora soy yo,”dijo Jessica algo asustada. Pero la profesora miró con diversión a la estudiante, “Relájate muchacha, aquí solo los hombres son castigados, ven conmigo y mira.” Salieron de la oficina y entraron al cuarto al lado del la oficina de Profesora Casandra.

Las dos mujeres dominantes entraron a mirar a los chicos. Al mirarlos, Jessica quedó anonadada al punto que cubrió con sus manos su boca. Los tres chicos sumisos habían cerrado las persianas del otro cuatro. Después los tres se comenzaron a desnudar, totalmente guardando su ropa en un armario que se encontraba en la parte de atrás del cuarto. El latino cerró el armario con llave y se dirigió al escritorio. Hincándose, ofreció a la profesora la llave, la cual tomó con la punta de los dedos y la metió dentro de uno de los gabinetes del escritorio. Los tres chicos sumisos estaban de rodillas frente al escritorio. La profesora tomó la mano de Jessica y la invitó a sentarse con ella sobre el escritorio.

Los Chicos Sumisos Lamen Los Zapatos De Las Mujeres Dominantes

Jessica adjuntó sus dos piernas y colocó sus manos sobre ellas mientras que la profesora cruzó sus piernas, “Los tres ¿No ven que el calzado de su compañera y el mío están sucios? VENGA AQUÍ A LIMPIARLOS,” dijo la profesora al golpear con su mano con una regla de un metro contra su calzado. Acto seguido, los tres chicos sumisos comenzaron a lamer los zapatos tanto de Jessica como los de la profesora Casandra. Usando sus labios y lenguas limpiaron cada centímetro de dichos zapatos. Jessica estaba algo impresionada y no sabía que decir.

No esperaba este tipo de castigo dentro de una universidad. La profesora disfrutaba enormemente la tarea de los chicos sumisos. Levantó su zapato para que uno de los chicos lamiera la suela. Jessica imitó a la profesora y como era de esperarse, los chicos sumisos lamieron la suela del zapato de Jessica. De repente, él chico rubio y él moreno alzaron la vista para tratar de mirar por debajo de las faldas de ambas damas. Jessica lo notó y se cubrió poniéndose roja de vergüenza, “¡Pervertidos!” gritó la chica apenada.

¡Sucios Degenerados!

En eso la profesora se puso de pie y con la mano abierta abofeteó en la cara a ambos chicos, “Sucios degenerados, voy a castigarlos de verdad esta vez,” dijo la profesora enfurecida. Jessica miró a la profesora, “Profesora Casandra ¿Puedo castigarlos?” Dijo la estudiante, entonces la profesora obligó a ambos mirones a ponerse de rodillas frente a Jessica con las manos en la espalda. Él otro chico se colocó en la mina postura pero con la cara contra la pared.

Entonces Jessica dio una fuerte cachetada al chico moreno, “¡Degenerado!”dijo Jessica con furia al chico y le dio otro golpe en la otra mejilla al chico. Él chico rubio esperaba un golpe similar pero Jessica le pateó la entrepierna con fuerza haciéndolo caerse del dolor, “Eres el peor de todos,” gritó la chica mientras seguía golpeando los genitales del chico, “Cerdo infeliz ¡Te odio¡” seguía gritando Jessica mientras que la profesora Casandra disfrutaba de la escena.

Jessica Se Excita Al Ver Él Chico Desnudo

Al terminar la profesora colocó a los dos chicos sumisos a la pared junto a su compañero, “¿Qué haremos con él?,” Preguntó Jessica a su profesora cuando señaló al chico de cabello negro él cual no se atrevió a mirar a las damas, “Muchas cosas con él, vamos querida,” entonces pusieron al chico de pie y lo guiaron al escritorio. La profesora se sentó sobre el escritorio y Jessica se sentó en la silla. La profesora colocó cinta en la boca del chico y en las manos para inmovilizarlo un poco, “¿Es el primer chico que ves desnudo en una oficina verdad?”

“Se te ve en los ojos,” dijo la profesora a la estudiante dominante. Jessica roja de vergüenza movió su cabeza en señal de aprobación y mordiendo su labio inferior. Era verdad, nunca había visto un chico desnudo frente a ella en una oficina al lado de otra mujer y menos de esa forma. No podía dejar de mirar cada parte de ese cuerpo delgado y bien formado. Él chico notó la mirada de su compañera y no pudo evitar excitarse teniendo una erección inmediata. La profesora dio unas pequeñas palmadas al pene erecto del chico, “Que atrevido excitarte frente a un par de damas,” dijo de manera burlona, “Vamos Jessica, tócalo, él no te va hacer nada.” La estudiante tomó aire  y comenzó a tocar el cuerpo del chico.

chicos sumisos

No Merece Terminar

Tímidamente Jessica comenzó a tocar el cálido cuerpo del chico. Desde los hombros pasando por su pecho y abdomen, podía sentir la respiración pausada del chico. Decidió entonces poner sus palmas contra unos de los glúteos del chico. Le gustó a la chica tocarlos y los apretó haciendo que él muchacho se estremeciera. La profesora con mucho tocaba el pecho y el pene del chico haciéndolo gemir. Después Jessica quiso sentir él pene del chico sumiso, así que tocó el miembro del chico con delicadeza mientras que Casandra masajeaba los testículos del chico.

Jessica comenzó a frotar el pene del chico para ponerlo aún más duro. Fue entonces cuando la profesora colocó una de sus manos sobre los ojos del chico, “Mastúrbalo con fuerza querida, él lo ruega,” decía la profesora y Jessica lo masturbó con más fuerza y firmeza. Casandra entonces metió un dedo dentro del culo del muchacho mientras que Jessica continuaba masturbándolo. Casi cuando él chico estuvo a punto de eyacular, Casandra detuvo a Jessica, “No merece terminar,” dijo la profesora, “Entonces puedo … “ Jessica comento algo al oído de su profesora haciéndola sonreír maliciosamente.

Sexo Oral Obligado Darlo Por Los Chicos Sumisos

A los tres chicos se les vendaron los ojos. Al chico de cabello negro se le colocó bajo un pupitre con las manos atadas a la mesa del pupitre. Jessica entonces se sentó en el pupitre y obligó al chico sumiso a meter su cabeza bajo la falda de la chica. Fue obligado a hacerle sexo oral a la chica, mientras Casandra colocó a los otros dos chicos reclinados contra el escritorio con las piernas abiertas. La profesora dominante sádica comenzó a nalguear a los dos chicos sumisos con una regla de un metro de largo, “Que cliché profesora,” decía Jessica mientras disfrutaba del sexo oral que le propinaba él muchacho, “Cliché pero muy efectivo.“ Dicho eso, dio una fuerte nalgada en contra de los glúteos del chico rubio, haciéndolo gritar del dolor.

Después se cambiaron, Casandra fue ahora la que recibió el sexo oral, mientras Jessica decidió jugar con los otros dos sumisos. Amarró los testículos de cada uno espalda contra espalda, luego los puso en cuatro patas, “A la cuenta de tres tiraran con todas sus fuerzas, ¿Podría contar profesora?” Casandra miró con aprobación el desafío, “Él perdedor tendrá un castigo ejemplar, así que 1,2 … 3.” Al decir esto ambos sumisos comenzaron a tirar con todas sus fuerzas. Él chico rubio parecía ganar la competencia cosa que a Jessica no le gustó. Así que tomó un lápiz y lo dejó caer directamente dentro del culo del chico, haciéndolo gemir y perder el equilibrio, haciendo que él chico moreno jalara con mas fuerza y arrastrara por los testículos al perdedor.

El Ultimo Castigo

Entonces fue hora del ultimo castigo. Al rubio se le puso de rodillas y la profesora Casandra le colocó en la boca un aparato dental que le evitaría cerrar la boca. Jessica tomó al chico de cabello negro y lo puso a un lado del rubio y Casandra colocó al moreno al otro lado ambos atados por la espalda. Entonces ambas damas comenzaron a masturbar a cada chico con fuerza y las dos le susurraban frases calientes al oído de cada chico y de vez en vez besaban su oreja o cuello.

Cuando cada sumiso estuvo a punto de eyacular, lo hicieron sobre la boca del rubio perdedor, entrando semen en su boca y callera sobre su cuerpo. Casandra tomó varias fotos del chico mientras permanecía en esa postura con todo el semen en su cuerpo, “Si muestro estas fotos a tus demás compañeros del campus terminara tu reputación.” Jessica y Casandra se reían del muchacho mientras le permitían abrir el armario, volver a vestirse y salir del de la oficina,” Y ya sabes ninguna palabra al respecto.” Él chico molesto simplemente movió su cabeza en señal de aprobación y salió de la universidad lo mas rápido que pudo.

Un Sumiso Para Jessica

Jessica miraba como se volvía a vestir el chico de cabello negro. “Sabes él es un buen sumiso ¿Quieres que te lo deje? Así podrás practicar, tienes mucho potencial Jessica.” La profesora tomó por la cintura a la estudiante mientras ambas reían de manera maliciosa. “Claro me gustó mucho dominarlos,” dijo Jessica con una sonrías, “Como ordenen señoritas,” dijo él chico bajando la cabeza y besando la mano de Jessica. Entonces la chica ordenó a su nuevo sumiso a llevarse su mochila y la cargará hasta su apartamento.

Antes de irse, vieron al chico moreno amarrado al escritorio. Tenía una mordaza en la boca y salía un enorme dildo. Él chico tenia su pene bien erecto y amarrado a una de las patas del escritorio “¿Va a seguir castigándolo profesora?” Preguntó Jessica en la puerta, “Pues no, ahora le toca a él recibir otro tipo de educación, querida cierra la puerta antes de irte y que los dos tengan un buen día,”dijo la profesora sonriendo al despedirse de ambos estudiantes universitarios. Jessica ya afuera de la universidad escoltada de su nuevo sumiso pudo jurar escuchar los gemidos de alguien que salían del cuarto de Profesora Casandra.

Inscríbete A Femdom.Dating

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.