El Marido Cornudo Y Los Tres Modelos

La Dominación Femenina Y Él Sumiso Cornudo

Bárbara regresó por la tarde a su casa después del entrenamiento de gimnasia de su universidad, era una chica de 20 años de piel blanca ojos cafés y pelo castaño corto. Usaba la ropa deportiva de la universidad donde asistía. “Ya llegué Damián,” dijo la chica al entrar a la casa. En la entrada un joven de unos treinta años de nombre Damián la esperaba de rodillas a un lado de la puerta de la entrada.

Él joven era  de tés morena, cabello negro muy corto y cuerpo delgado pero marcado, usaba un bozal que le impedía hablar, además de un delantal rosado y unas pantaletas rosadas. Se veía que usaba un cinturón de castidad transparente por debajo de la tela de la ropa interior femenina. Lorraine, la amiga de Bárbara se había casado con Damián casi hacia un año, Lorraine enseñaba a su amiga sobre la dominación femenina desde que se conocieron hace dos año. Damián habría sido escogido en un “catálogo” de esposos por correspondencia donde Damián aparecía como sumiso cornudo.

Él Marido Cornudo Le Prepara A Bárbara Algo Para Comer

El marido cornudo arrastrándose acompañó a Bárbara al comedor para que le sirviera su comida. La chica cómodamente se sentó a consumir sus alimentos mientras que él marido cornudo se acostaba boca arriba a los pies de Bárbara. Ella se quitó los zapatos y calcetas para colocar sus pies sobre la cara del marido cornudo mientras ella comía. La chica entonces coloca otro de sus pies sobre la jaula de castidad del sumiso, “Lorraine, tenía razón,” dijo la chica al aplicar un poco de presión contra uno de los testículos del marido cornudo, “Se sienten tan bien sentir tus bolas llenas, a lo mejor Lorraine te deja otra semana más en castidad.” La chica seguía disfrutando de su comida mientras él sumiso gemía de dolor

Cuando la chica terminó de comer, llegó Lorraine de trabajar. Era una dama comenzando sus cuarentas pero aparentaba tener menor edad. Algunas personas creían que Lorraine y Bárbara eran hermanas. Era una mujer alta de piel blanca cabello castaño lacio hasta los hombros y ojos verdes. Usaba un traje sastre azul bastante elegante con zapatos de tacón negros, le dio un beso a Bárbara saludandola y escupiendo en el rostro a Damián que todavía estaba a los pies de Lorraine.

Los Tres Modelos

La dama se sentó a un lado de Bárbara  y le mostró algunas fotos de su celular, “Mira querida son los tres nuevo modelos para la próxima campaña de ropa interior masculina.” Lorraine era jefa en una agencia de modelos, eran varios nuevos modelos de unos 25 años que a Bárbara le gustaron, tres en específico. Los tres eran de piel oscura bastante masculinos, “Creo que ellos son perfectos, están de moda los modelos de color,”dijo la chica. Lorraine sonrió y decidió llamar a los tres modelos para ir a su casa y hacerles un casting especial. La chica saldría con sus amigas por el fin de semana.

Al dejar a Lorraine y Damián solos en casa, la dama lo llevó a su alcoba, donde ella acostó a su marido cornudo en sus piernas boca abajo, comenzó primero a nalguearlo para después introducir su dedo suavemente dentro del ano del chico haciéndolo gemir, “Eso es cariño sé que te gusta,” decía la dama mientras masajeaba el culo de su marido cornudo con la intención de dilatarlo. Después lo guió a una silla especial que había en un rincón del cuarto, la cual tenía esposas en los descansabrazos y las patas de la silla.

marido cornudo

La Última Parte Del Casting

La dama retiró las pantaletas de su marido cornudo y acarició los genitales de su marido para después apretar con fuerza los testículos del hombre haciéndolo arrodillarse ante ella, “¿No creías que sería tan fácil quitarte la jaula verdad?” dijo Lorraine con una mirada traviesa. Ella lubricó un dildo grueso y lo metió dentro del culo de su marido cornudo, para después sentar al joven en la silla y maniatarlo. Después colocó una pequeña cámara en la cabeza del sumiso, “Te va a gustar lo que verás cariño y más te vale que hagas buenas tomas,” dijo la dama antes de salir de la habitación.

Un rato pasó y la dama volvió a la habitación acompañada de los tres modelos. Uno de ellos miró a Damián, “Tranquilo, a él le gusta ver de esa forma,” dijo la dama al acariciar suavemente la mejilla de uno de los modelos, “Bien chicos es hora de la última parte del casting,” dijo la dama al sacar de un cajón una libreta con un lápiz y una cinta métrica. Después, la dama formó a los tres en una fila frente a ella mientras se sentaba en la cama, “Muy bien, los tres deben desnudarse totalmente,” dijo la dama de manera sensual mientras cruzaba sus bien torneadas piernas.

Mastúrbate Chico

Los tres chicos hicieron sin protestas lo que ella solicitó, los tres se desnudaron rápidamente mientras que Lorraine miraba entretenida a los chicos y de vez en cuando miraba y hacía gestos divertidos a su marido sumiso que debía grabar todo el evento. Fue entonces cuando la dama  tomó la cinta métrica y midió el largo y el grosor del pene de uno de los chicos para después anotarlo en la libreta,”Muy bien querido, mastúrbate,” dijo la dama con autoridad. Él chico lo hizo mientras que la dama repetía las mismas toma de medidas en los otros chicos. Después con los tres chicos con el pene erecto, la dama volvió a repetir las medidas pero con el pene erecto, “Muy bien chicos mucho más grandes y gruesos que el  pene de mi marido,” dijo la dama.

Entonces Lorraine  se acercó y tomó uno de los penes de uno de los modelos y lo masajeó para después metérselo en la boca y mamarlo con fuerza, mientras que ella toma los penes de los otros modelos con cada mano, masajeó y probó cada pene de cada modelo haciéndolos gemir de placer.

Uno de ellos se atrevió a acariciar los senos de la dama y ella se lo permitió, otro decidió ir bajo su falda y comenzó a acariciar la intimidad de la dama, “Quítame las bragas y hace un oral,” dijo la dama entre gemidos y el modelo hizo lo que se le ordenó. Él ambiente dentro de la habitación se volvió muy intenso tanto que el propio Damián se estremecía aunque poco podía hacer estando inmovilizado y con el cinturón que le impedía tener erecciones no podía hacer mucho, más que grabar a su esposa con sus amantes.

La Orgía Femdom

La dama ya desnuda invitó a los tres modelos a su cama pero debían usar condones. Dos de ellos aceptaron ponérselos pero uno de ellos se negó argumentando que ya había recibido sexo oral natural y no le parecía lógico usar preservativos,” O te lo pones o te vas,” dijo la dama muy molesta, él modelo tuvo que hacer lo que se ordenó. Después cada uno tomó una postura, uno de ellos dejó que la dama la penetraría analmente, otro lo haría sobre ella vaginalmente.

Él modelo que no quiso ponerse el condón fue relegado a recibir sexo oral por parte de uno de los otros modelos, pero fue tan intenso que terminó corriéndose dentro del condón. Él ya iba a tirar el condón cuando Lorraine lo detuvo, “No lo tires, amarra el condón en las aberturas del cinturón de castidad de mi marido, los tres harán lo mismo,” dijo la Lorraine entre jadeos mientras era penetrada.

El Cinturón De Damián

Los tres modelos tuvieron sus turnos y penetraron a la dama por todos los rincones de la dama e hicieron lo que ella ordenó. Los condones fueron amarrados alrededor de la jaula de Damián, al terminar el día Damián tenía varios condones repletos de semen amarrados en su jaula, incluso tuvieron que colocar una cuerda alrededor de la cintura del sumiso para poder colgar más condones que resultaron ser más de 15. Al final con la dama completamente satisfecha, despidió a los tres amantes, después volvió con su esposo y con la cámara le tomó un video grabando la cintura y pene de su marido cornudo lleno de condones llenos de semen por parte de sus amantes.

Como acto humillante, al final la dama rompió todos los condones y vacío su contenido sobre el rostro, pecho y pene de su sumiso, “Tal vez así te crezca tu pene cariño, pero no me apetece ver tu erección, tal vez el próximo mes,” dijo la dama mientras se burlaba de su marido. Todo fue grabado y Lorraine planeaba enviar el video a sus amigas. En la noche Damián dormía en una jaula especial bajo la cama de Lorraine ya sin el dildo pero amarrado a los barrotes de la jaula, mientras que la dama podía reposar sobre el colchón cómodamente toda la noche.

Inscríbete A Femdom.Dating

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.