Helena, La Domina Sádica Buscando Venganza

Belinda Pierde El Conocimiento En Un Cafetería

Belinda C. estaba a punto de casarse, pero en su viaje de despedida de soltera en una playa, la chica algo alcoholizada se separó de su grupo de amigas durante una noche de juerga. La chica tambaleándose llegó a un pequeño café que a su parecer le pareció bonito. Entró sentándose en una mesa y pidió un café expresso. Él mesero le llevó rápidamente el pedido. La chica probó la bebida pero de repente la chica perdió el conocimiento.

Belinda despertó, la chica rubia de piel blanca, ojos azules y una exuberante figura se despertó, estaba colgada de los brazos de una cadena que estaba en el techo. Todavía usaba su bikini azul, pantalón a la cadera negro, “Hola,” decía la chica ya asustada. Comenzó a gritar pero las paredes del cuarto se escuchaba el eco, no podía ver nada pues la habitación estaba totalmente obscura. “Cariño guarda la calma,” la chica escuchó una voz de mujer. Las luces se encendieron y frente a ella se encontraba de pie una mujer de piel morena ojos cafés, cabello negro corto, con una figura tan hermosa como la de Belinda.

¿Me recuerdas Belinda?

La morena vestía con un corset rojo, shorts de látex negro y botas de tacón hasta las rodillas, “Hola ¿Me recuerdas Belinda?” La rubia miró fijamente a la chica que se encontraba de frente a ella y sus ojos se abrieron con terror. “Eres Helena,” dijo la chica, Helena entonces abofeteó a la chica con fuerza. Helena conoció a Belinda en la secundaria, Belinda solía molestar, insultar e incluso humillar a Helena por cualquier cosa, su nivel socioeconómico, sus notas escolares y sobretodo porque Helena tenía sobrepeso haciéndola el blanco favorito de la rubia.

“Ves cariño, soy más fuerte de lo que crees,” dijo la morena al tomar la cola del caballo de la chica y haciéndola mirar de frente. Una de sus manos comenzó a frotar uno de los pechos de la chica cautiva. “Aun tienes una gran deuda que hoy vas a pagar.” Belinda miró horrorizada a la morena, “Todo eso pasó hace mucho tiempo, ya supéralo,” dijo la rubia pero la morena de un jalón le arrancó el bikini del pecho, “Eso ya lo superé cariño, me refiero a esto.”

La Domina Sádica Empiece Su Dominación De Belinda

La morena le mostró una nota a Belinda, indicaba una deuda que la familia de Belinda tenía con la familia de Helena. “Pero papá ya cubrió toda la deuda,” Belinda seguía disculpándose pero Helena reía efusivamente. “Claro él ya pagó, pero como vez aun deben los intereses acumulados.” Helena miraba con lujuria el dorso desnudo de la chica provocando escalofríos a la susodicha.

La morena domina sádica empujó un aparato de tortura erótica frente a Belinda… un caballo de madera. “Bien cariño este es el trato, si te conviertes en mi “perra” esta noche habrás cubierto la deuda de tu familia.” Belinda totalmente altanera giró la cabeza evitando la mirada, “Me niego a rebajarme a tal grado, mi prometido puede… Pero en ese momento Helena, la domina sádica con una navaja cortó los pantalones y las bragas de la chica dejándola totalmente desnuda y expuesta.

domina sádica

Relajate, Lo Disfrutarás Más

“Sabía que te harías la difícil,” dijo la domina sádica y colocó pequeños pesos en los tobillos de la rubia, abrió un poco las piernas de la chica para montar el caballo de manera que la vagina de la chica reposara sobre el lomo del caballo el cual tenía pequeñas protuberancias. La vagina de Belinda quedó sobre dichas protuberancias dándole una sensación muy incómoda. Finalmente, la domina sádica colocó en los pezones de Belinda un par de pinzas con cables que llegaban a un aparato eléctrico.

“Relájate querida y disfruta o será mucho peor,” entonces con un control remoto Helena provocaba pequeñas descargas eléctricas en los senos de Belinda haciéndola gritar y estremecerse, provocando frotarse sus partes íntimas contra el lomo del caballo. Mientras que Belinda era torturaba, Helena preparaba una cama con algunos juguetes, después de un rato Helena dejó caer todo el peso de Belinda sobre el caballo y siguiendo los choques eléctricos la chica se calló de él dejándola en el piso totalmente exhausta.

Adorame Esclavita

Fue entonces que Helena se sentó en la cama cruzando sus hermosas piernas frente a Belinda, “¿Ahora a quién vas a adorar?” decía la dama dominante a la chica en el piso. Belinda lentamente se arrastró hasta quedar frente a Helena y con suavidad comenzó a lamer el tacón de las botas de la domina sádica. “Solo a ti,“ decía la chica adolorida mientras saboreaba el cuero de las botas de Helena, “Muy bien perrita,” decía la dama al abrir un cierre de sus shorts dejando ver sus labios vaginales. “Ahora ven aquí y saborea,” acto seguido Belinda subió y comenzó a dar sexo oral a Helena.

Primero lento pasando su lengua contra los labios vaginales de la morena para después aumentar la intimidad y meter su lengua dentro de la vagina de la morena, la cual gemía y se deleitaba de placer. Helena colocó al cuello de Belinda un collar negro que le apretaba un poco, además esposó sus brazos a los extremos de la cama. “Te voy a hacer olvidar a tu prometido,” decía la morena mientras comenzaba a besar y acariciar el cuerpo desnudo de la chica, apretaba y succionaba los pechos de la chica con lujuria mientras que la chica cautiva gemía.

Te Vamos A Follar Por El Culo Hoy

Después, la morena comenzó a usar sus dedos dentro de la vagina y el ano de su esclava mientras succionaba cada pezón. El cuerpo de Belinda reaccionaba a las caricias de Helena haciéndola gritar de placer, “Cuando te veía en la escuela deseaba probar tu dulce cuerpo,” le dijo la morena al oído de Belinda. “No…..¿Tú estabas enamorada de mí?” dijo la rubia. Helena besó con fuerza  los labios de Belinda, la chica trato de zafarse pero lo único que provocó fue aumentar el manoseo en su cuerpo, “Me calienta que te pongas difíciles,” dijo Helena antes de darle sexo oral a Belinda.

Cuando terminó, Helena colocó en la boca de Belinda una mordaza con forma de dildo doble. Un extremo quedó fuera y el otro dentro de la boca de Belinda. Fijó las piernas de la rubia a unas barras para que ella evitara cerrar las piernas y por último, trajo una máquina parecida a un taladro, pero con dos grandes dildos que giran. Belinda miraba el aparato aterrada mientras que Helena lubricaba ambos objetos fálicos. “Seguro no te han follado por el culo verdad,” decía la morena mientras acomodaba a su esclava, “Te va a gustar querida, hasta le rogaras a tu prometido que te penetre con furia.”

Los Dos Mujeres Tuvieron Un Orgasmo

Entonces la domina introdujo ambos dildos en vagina y culo de Belinda, encendió el aparato y lentamente los dildos giraron lentamente. Helena uso el dildo que tenía fuera de la boca de Belinda para darse placer y además apretaba un poco el cuello de Belinda con una correa que tenía al cuello. Helena realmente disfrutaba usar a Belinda como objeto sexual. eEl taladro comenzó a moverse de afuera hacia dentro sin dejar de girar. Belinda aterrada sentía como se partía por dentro y el placer de la asfixia casi la hacía desmayarse.

En un momento, Helena terminó viniéndose sobre la cara de Belinda. La rubia no aguantó y comenzó a correrse ella misma, entonces sintió algo dentro de ella, ambos dildos comenzaron a llenarle su vagina y ano de un líquido blanco tibio y el dildo que tenía dentro de la boca hizo lo mismo. El dildo que tenía fuera de su boca eyaculo sobre el cuerpo de la esclava, todo fue preparado por Helena. “Vaya parece que fuiste la zorra principal en una orgía querida,” dijo Helena al tomar una foto de Belinda como chantaje, cada orificio de Belinda escurría un líquido blanco, sus brazos y piernas abiertos; un rostro con una mueca de excitación lleno de semen artificial.

“Lástima que ya pagaste la deuda o podría ganar mucho dinero contigo querida,” decía Helena al desatar a Belinda. Al final, Helena dejó ir a Belinda dándole algo de ropa deportiva para que ella pudiera volver a su hotel más decentemente aunque la morena le hubiera gustado devolverla desnuda. La rubia volvió lo más rápido que pudo a su aviación para darse un baño y pensar en una excusa para darle a sus amigas por su desaparición de la noche pasada.

Inscríbete A Femdom.Dating

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.