La Equitación Humana O Ponyplay

El Sometimiento Total

El ponyplay o equitación humana es mas que una actividad de BDSM. Podríamos decir que es una técnica de las mas completas que forman parte del FEMDOM. El ponyplay reúne de un lado el adiestramiento del macho por parte de la DOMADORA y su sometimiento total y por otra parte una gran carga de humillación sobre éste último, al asemejarle con una bestia de monta.

Para nuestro adiestrado, el ponyplay supone mucho más que otra técnica de BDSM. Supone un gran esfuerzo, ya que debe soportar el peso de la DOMADORA en una postura antinatural combinado con la exigencia de la realización de movimientos los cuales requieren de cierta rapidez al tiempo que recibe estímulos de diferente índole, procedentes de las espuelas de la AMAZONA. La mayoría de dichos estímulos son en forma de castigo, lo que en suma, hace que sea una práctica del agrado de cualquiera DÓMINA, y al tiempo, un verdadero suplicio y como ya hemos comentado anteriormente, de enorme humillación por parte del adiestrado.

La Degradación Personal Causado Por La Equitación Humana

Nuestro macho adiestrado como acabamos de explicar, ha de soportar una fuerte carga de humillación, ya que además de encontrarse desnudo, se encuentra equipado con accesorios y útiles a semejanza de un caballo. Por el otro lado, se encuentra la DOMADORA, la cual práctica la monta de manera elegante, con gran clase y estilo, vestida con pantalones y botas de montar, lo que le confiere una enorme seguridad sobre SUS dotes de mando.

Los motivos por los que se practica la equitación humana pueden responder a varios factores. Los factores como unos de caracter dominante y otros de caracter social, pero desde luego podemos asegurar que la principal de todas, o al menos, la que atiende a motivos puramente DOMINANTES por parte de quien lo practica, es la de someter al macho a un estado de degradación personal. Un estado que lo anule como individuo y lo convierta en un mero animal, destinado a ser montado al antojo o capricho de la AMAZONA.

La Conexión Entre El Animal De Monta Y Su Domadora

Nuestro macho como animal inferior que és, es plenamente consciente, que su utilidad se limita exclusivamente al disfrute y al placer de la AMAZONA, la cual aplicará SUS conocimientos para obtener los máximos resultados del individuo. La imagen autoritaria de la AMAZONA sentada sobre la bestia cuatro patas, denota a primera vista que dispone de todo el control y poder sobre el animal.

Hay que tener muy en cuenta, que mantener a nuestro macho humillado, lo hará mucho mas receptivo si cabe a obedecer todas y cada una de las órdenes provenientes de SU DOMADORA, como por otro lado no podría ser de otra forma. En el caso de la equitación humana, la imagen de la AMAZONA sentada sobre la silla de montar, dejando caer todo SU peso sobre el esclavo, con toda la naturalidad del mundo, mientras sujeta las riendas con firmeza y mantiene la mirada altiva, marca claramente las diferencias existentes con SU propiedad, afianzando SU estatus social.

Una vez que se ha establecido una conexión entre el animal de monta y SU AMAZONA es cuando se puede afirmar que la DOMADORA posee todo el control sobre el macho. Y por lo tanto, podemos afirmar que la AMAZONA esta disfrutando plenamente de la MONTA.

La Equitación Humana No Se Puede Desempeñar Por Cualquiera Domina

Aunque a simple vista se pueda creer que la práctica de la equitación humana sea de todo fácil y la pueda desempeñar cualquier DÓMINA, el hecho que conlleve un esfuerzo enorme por parte de nuestro animal, obliga a poseer una amplia experiencia en MONTA, exclusiva de aquellas DÓMINAS acostumbradas al adiestramiento de esta clase de machos inferiores, o lo que viene siendo una auténtica AMAZONA, para poder conseguir obtener del animal, el máximo rendimiento, al mismo tiempo que se evite que caiga desfallecido por agotamiento a las primeras de cambio.

El placer de la AMAZONA guiando a la bestia, golpeando en los costados y muslos de ésta con las espuelas, le otorga un poder y una autoridad bien merecedora por parte del esclavo. Después de la monta, nuestro animal tiene la obligación de lamer nuestras botas para limpiarlas de su fétido sudor.

Inscríbete A Femdom.Dating

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.