El Protocolo BDSM

La Necesidad Del Protocolo BDSM

Sobre el protocolo BDSM se podría debatir largo y tendido sobre su necesidad o no de utilización en una relación BDSM. Bajo mi entender ocupa una posición ciertamente importante en la cúspide de la pirámide del BDSM, ya que diferencia claramente las posiciones entre quien ostenta el poder y quien es sometido.

Hay Dóminas que le dan una importancia secundaria, y otras que lo exigen a los sometidos y es motivo de castigo severo. Personalmente, creo que no puede existir una relación AMA/sumiso sin que exista el protocolo BDSM, ya que precisamente marca un status social entre el que lo aplica él sumiso, y quien lo recibe la Dómina.

Cuando un sumiso emplea el protocolo BDSM, está otorgando a su Adiestradora una Autoridad y un poder, que en gran medida establece de por si una fuerte carga de humillación… dirigirse de USTED, SEÑORA, EXCELENCIA, AMA, MISTRESS, etc. A quien tiene el mando es elevar a la Dómina a un posición ciertamente muy por encima del propio sumiso.

protocolo bdsm

Él Sumiso Rindiendose A Su Ama

Él sumiso se auto confiere asimismo, asume y hace saber a la parte que ostenta el poder, su clara posición de inferioridad. Es una proclama de auto rendición y de sometimiento. Si a ello le añadimos, que por parte de la Adiestradora el proceder es totalmente opuesto, empleando un lenguaje hacia el inferior, de arrogancia, prepotencia y en la mayoría de los casos de menosprecio, se establece una relación clara de DOMINACIÓN /sumisión.

El protocolo BDSM en si, es la forma mas directa y contundente que tiene la Adiestradora, de hacerse respetar por el sumiso, y al mismo tiempo degradarlo y humillarlo a SU voluntad, y a resultas de ella poder controlar su estado de ánimo. Cuanto mayor es el RESPETO recibido por la Adiestradora mayor es el sometimiento del sumiso.

Dentro del grupo de Dóminas que gustan que el sumiso emplee el protocolo BDSM, las hay que van un paso mas allá y lo exigen a sus adiestrados en todo momento, dentro y fuera de la sesión. Una Dómina auténtica, es Autoridad siempre, dentro de las cuatro paredes de la sala y fuera de las mismas. Es alguien superior, que se siente superior y que por lo tanto exige por parte de un sumiso le sea conferida las 24 horas esa cualidad innata personal.

Llámeme Esclavo

Una Dómina que se precie se dedica al adiestramiento de sumisos por vocación y convencimiento propio de SU SUPERIORIDAD sobre el macho, y por lo tanto, aprecia que siempre se dirijan a ella con el respeto debido y que claramente otorga el protocolo.

En resumen bajo mi punto de vista, el protocolo ha de ser IMPRESCINDIBLE siempre y en todo momento o lugar, entre un sumiso y SU Adiestradora. MISTRESS CINDY no me llame sumiso, llámeme por mi nombre…ESCLAVO!! a SUS pies y bajo SU Látigo EXCELENCIA.

Inscríbete A Femdom.Dating

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.