Dardos De Jardin-Sumisos Engañados

Carol Y Denisse, Las Reinas De Su Mundo Ginárquico

Las damas tenían una casa donde tenían a un grupo de sumisos a su ordenes. Carol medía 1.68 m de piel morena cabello rizado castaño, ojos cafés, tenía una figura de muñeca de porcelana delgada y pequeña pero curvilínea contrastando a Denisse la cual era de piel blanca pero medía casi 1.80 m cabello rubio largo más debajo de los hombros, ojos azules y una figura tremendamente curvilínea dando la impresión de que era una MILF hecha y derecha.

Tenían que castigar a uno de su sumisos él cual llamaban a JG1458. Al firmar el contrato de obediencia con ambas damas, los sumisos dejaban de usar sus nombres y las damas los tatuaban en la base del cuello con un código de barras y un número de serie, para mayor control de ellos. Además de mantenerlos completamente desnudos dentro de la casa.

El Castigo De Un Sumiso

Temprano por la mañana las damas obligaron a levantarse a JG1458 y lo obligaron a tomar una ducha helada. Después le afeitaron todo el cabello de la cabeza y usando una hoja de afeitar terminaron de quitar todo rastro de cabello en la cabeza del sumiso. Después él sumiso de pie se le pidió inclinarse para poder tocar sus dedos de la mano con los dedos de los pies sin doblar las rodillas. Al hacer esto, Denisse usando un vestido de látex de una sola pieza, largo de color vino y tacones romanos, tomó un cinturón y comenzó a golpear las nalgas del sumiso.

Carol usaba un corsé color negro, una minifalda roja y botas de tacón negras que le llegan a la rodilla. Ella tenía a los demás sumisos de rodillas con una correa al cuello obligándolos a ver cómo era castigado su compañero. Carol sigue dándole golpes usando una pala de madera y Denisse obligó a los demás sumisos a limpiar su calzado.

sumisos

Él Sumiso JG1458 Lo Llevan Al Jardín

Al terminar le colocaron al sumiso una máscara especial. No le permitía ver, hablar ni escuchar nada, también podía bloquearse las fosas nasales pero las damas consideraron no cubrirlas. Lo llevaron al patio de castigos. El patio era el jardín de la casa el cual las damas cuidaban personalmente y a los sumisos no los dejan ni siquiera verlo, para las damas era su lugar de relajación y meditación, lleno de flores, un árbol y una fuente, pero cuando llevaban a algún sumiso seria para tortúralo, por eso se le privaban algunos sentidos.

Ya en el jardín al sumiso se colocó boca arriba sobre el pasto el cual le picaba la espalda. Sintió como las damas le obligaron a abrir los brazos y las piernas, después sintió como era encadenado al piso del jardín, sintió como le levantaron la cadena, sus genitales eran puestos entre dos tablas que al tacto eran de madera y lo dejaron en esa postura por un largo tiempo. Repentinamente sintió impactos contra la tabla de madera, muy fuertes y haciendo que la tabla de madera se moviera.

En uno de esos impactos, sintió un fuerte dolor en un lado del muslo y se estremecía, pero los impactos no terminaron. En un rato sintió como le quitaban la tabla y alguien frotó algo contra su muslo haciéndolo que le ardiera. Al terminar, quedó acostado en el piso sintiendo el pasto por toda su espalda. Pasó la noche en ese lugar y no fue devuelto dentro de la casa hasta el día siguiente donde le quitaron la máscara.

Sigue Las Ordenes De Las Damas O Sufre Las Consecuencias

Denisse y Claudia mostraron a todos los sumisos la tabla que tenía dibujada una diana y al centro había un hueco. Las damas colocaron los genitales de JG1458 dentro de la diana y jugaron con los llamados dardos de jardín. Él cual consiste un grupo de dardos grandes con punta metálica. Las damas por turnos lazaron los dardos a la tabla intentando dar en el centro de la diana. Los dardos caían con tal fuerza que atravesaron la tabla de madera y uno de ellos rasguñó el muslo del sumiso. Carol terminó curando la herida del sumiso y lo dejaron todo un día en ese jardín. Las damas nunca pudieron atinar el pene del sumiso con los dardos porque según ellas, era “demasiado pequeño” para atinarlo.

Lo que en realidad pasó fue que la diana tenía varios agujeros donde se podían poner los genitales. No solo al centro y en este caso fueron colocados en un lado cerca del centro. La idea era engañar al sumiso y hacerlo creer que lo querían lastimar de verdad por la falta que cometió. Aunque no era su intención lastimarlo gravemente, pero la idea resulto a partir de ese día JG1458 y los demás sumisos se comportaron mejor y siguieron más las ordenes de ambas damas por temas de que serían los próximos en el juego de Dardos de Jardín.

Inscríbete A Femdom.Dating

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.