La Dominación Femenina De Un Cornudo Sissy

Aburrida De La Misma Humillación

Carol tenía varios años de casada con su futuro cornudo sissy Salvador y se amaban mucho, pero como ella era una mujer más joven que su esposo, decidieron tener en principio una relación abierta. Aunque después Salvador le dio gusto de ver a su esposa con otros hombres decidió volverse cornudo. Además ella descubrió el gusto por dominarlo a él.

En un principio, él permanecía desnudo cuando ella tenía algún encuentro con alguno de sus amantes, pero a Carol llegó de aburrirse de él, “Ya ni siquiera me gusta humillarte frente a mis BDSM Bulls querido,” decía la dama mientras miraba a Salvador lavar los platos en la cocina. Esa semana comenzó a probar la castidad en Salvador usando una jaula metálica después de todo el pene de Salvador no se comparaba con las vergas que tenían los amantes de Carol. Ella fue a su computadora a revisar algunos correos cuando al revisar algunas páginas sobre la dominación femenina, encontró un tema que a ella le encantó.

Laura, Él Cornudo Sissy

Un día Carol volvió con unas bolsas de compras en los brazos, “Cariño ya estoy de vuelta,” Salvador fue a su encuentro, completamente desnudo debía ponerse a cuatro patas y lamer los zapatos de su amada hasta que ella le indicará que se detuviera. “Mira amor te compre un regalo.” Salvador algo extrañado se puso de rodillas y recibió el paquete de su esposa, lo abrió frente a ella y se quedó sorprendido. Era un traje de colegiala rosado con medias blancas, tenis rosas y pantis blancas, “Cariño lucirás precisa con el uniforme,” dijo Salvador al sostener el vestido entre sus brazos. Ella río y le frotó su cabeza. “No seas tontito amor, es para que lo usaras hoy para mi, yo usaré un traje de profesora.”

Salvador se quedó anonadado y sin palabras, “Recuerda cariño que me prometiste cumplir cualquier fantasía que tuviera tu linda esposa.” La dama acarició la mejilla de su esposo mirándolo tiernamente, con esa mirada Salvador no pudo negarse. “Muy bien mi amor, ¿Al menos puedo llamarme Laura?” Carol miró con una sonrisa pícara, “Muy bien hoy serás la perrita cornudo sissy Laura, ven al cuarto que tengo que arreglarte para esta noche.” Tomó de la mano a su esposo y lo guió a la habitación.

Ahora Empieza La Clase De Carol

Carol se sentó enfrente a la tal Laura y le maquilló el rostro de una manera muy tenue, le puso una peluca rubia larga con una diadema con cuernitos rojos, para finalizar le puso un bozal en la boca especial que evitaba que pudiera cerrar la boca y tenía al frente un par de labios gruesos. Para finalizar Carol superviso como Laura, su cornudo sissy, debía ponerse los pantis, medias, el vestido y los tenis, al terminar le indicó que se arrodillara frente a la pared. No quería que ella viera cómo se cambiaba de ropa. Se colocó un saco escotado negro, minifalda con medias de encaje, tacones negros, se recogió su cabello y se puso anteojos.

En la noche sonó la puerta de la entrada y Carol guió a Laura a la sala a la cual le ordenó a quedarse arrodillada a un lado del sofá mientras que la maestra Carol iba a recibir a los demás alumnos. Dos caballeros jóvenes volvieron con las profesora Carol, “Bueno chicos quítense la ropa que va a empezar la clase.” Los dos alumnos hicieron lo que se les pidió reconocieron a Salvador, él cual siempre estaba presente cuando tenían relaciones sexuales con Carol pero esta vez les extraño verlo disfrazado de colegiala. “Ella es la perra cornudo sissy Laura y será nuestra compañera el día de hoy,” dijo Carol a señalar al sissy cornudo de rodillas, “Es una chica tan mala que me calienta la forma en que nos vamos a divertir hoy con ella.”

Llenar El Culo Y La Boca De Semen A Laura

Carol comenzó a contonearse sensualmente frente a sus alumnos los cuales comenzaron a excitarse y a masturbarse frente a ella. Carol no dejaba de excitarlos con sus movimientos pero no permitía que ellos la tocaran todavía. Mientras los chicos siguen frotándose el pene, Carol hizo que Laura se arrastrara frente a ellos con el culo bien parado. Carol entonces comenzó a nalguear las nalgas del sissy, para después deslizar un poco los pantis dejando solo el culo al aire. “No dejen de tocarse chicos esto les va a gustar,” dijo la maestra al comenzar a meter un dedo en el culo a Laura hasta dilatarlo bien. Después untó en la cavidad anal algo de lubricante. “Bien chicos, si hoy quieres tener sexo conmigo, primero van a tener que llenar el culo y boca de semen a Laura.”

Los dos chicos se sorprendieron con la petición de Carol, sabían que ella tenía sus gustos pero no esperaban esa orden. “Si no quieren pueden irse.” Carol señaló la puerta, los dos BDSM Bulls se miraron y hablaron un poco, “¿Solo tenemos que follar con Laura?” Preguntó uno de ellos, “Si cariño y pasaremos toda la noche los tres juntos, la verdad quería que me penetraras sin condón por el culo esta noche.” Ese Bull tenía tiempo de pedirle a Carol que la dejara penetrar sin condón, pero ella siempre se lo negó. “¿No tendremos que coger entre nosotros?”

cornudo sissy

¡Perra Golosa!

Preguntó el otro Bull a la maestra, “O cariño claro que no, en más dejaría que te lleves la lencería que quieras, pero solo si se cogen los dos a Laura.” Los dos Bull lo pensaron un momento, mientras que Laura se encontraba algo asustada por la orden de Carol. Ella lo notó y esposó los brazos de la sissy a la espalda.

Los dos Bulls tomaron una decisión y decidieron follarse a Laura. Carol se sentó frente a los dos Bulls que ya tenía a Laura sentada en medio de ellos. Un Bull la tomó y la sentó sobre su pene erecto penetrándola profundamente haciéndola gemir. “¡Si que eres una perra golosa!” Él Bull comenzó a tomar sus caderas subiéndolas y bajándolas lentamente mientras que ella gemía, “Se ve que deseas una verga,” dijo el otro al introducir su pene erecto en la boca de Laura. Ella no podía cerrar la boca pero sentía el pene del Bull que le llegaba a la garganta. Laura se estremecía de dolor cuando sintió que su boca se llenaba de semen para que en un momento otro chorro de semen se juntara dentro de su ano. “Bien tirenla en el piso,” ordenó Carol a los dos Bulls.

Dame Mas Fuerte

Ellos obedecieron al acto, Carol quitó las pantis de Laura y pisó los testículos azules de Laura, “Si que eres una perra callejera pero no te llenaste,” en eso los dos Bulls cambiaron de posición y esta vez violaron a Laura en la postura de perrito volviendo a llenar el culo y boca de la cornudo Sissy. Pero esta vez Laura expulso semen de su pene enjaulado. Carol tomó ese liquido y lo embarro en la cara de Laura, “Ahora quédate ahí y piensa en tus acciones,” dijo Carol antes de ser cargada por uno de sus Bulls llevándola a la habitación para pasar la noche con ella.

Laura se quedó en el suelo de la sala inmóvil. Le dolía el culo porque nunca había sido penetrado así y aun podía sentir el sabor del semen en su boca. Mientras Carol dejó que sus alumnos la tomaran a su antojo, los dos machos ya pudieron quitarle toda la ropa y por turnos la penetraron con fuerza y como ella lo permitió sin condón, “¡O dios dame mas fuerte!”

Gritaba Carol cuando se follaba a uno de sus Bulls mientras que él otro le metió el pene por el culo, “Más duro papis rómpanme en medio,” gritaba Carol mientras era penetrada con fuerza por sus amantes y los dos con fuerza cumplieron la orden de su maestra. Ella también les hizo una doble felación oral a sus alumnos, “Más deliciosa que la de mi marido,” decía Carol mientras que los Bulls vaciaban su semen dentro de su boca y rostro.

La Leche Que Tomastes Ayer

Al día siguiente, Carol despertó en medio de sus dos Bulls que durmieron abrazándola. Ella entonces despertó a ambos dándoles otra mamada, “Quiero otro mañanero,” dijo Carol mientras seguía frotando y mamando las vergas de sus amantes. Los dos despertaron listos, “Tengo una idea, démonos un regaderazo los tres juntos.” A Carol y al otro Bull les gusto la idea y los tres fueron a la regadera a ducharse, pero en realidad los Bulls penetraron de pie a Carol llenándola de semen la vagina y en el Culo. Al terminar, Carol salió de la regadera, “Ustedes terminen yo hare algo antes.” Ella salió todavía llena de semen, encontró a Laura en el piso de la sala dormida.

Ella entonces le quitó a Laura el bozal y se sentó sobre el rostro de Laura. “Buenos días dormilón es hora de tu desayuno.” Laura despertó con el ano de Carol en su boca, él por instinto comenzó a lamer el culo de su esposa pero sintió el sabor de semen, “A si es amor.. es la leche que tomastes ayer. Creo que voy a dejar de usar condón de ahora en adelante.” Entonces Carol pegó sus nalgas contra el rostro de Laura.

La dama cambio de posición ahora para que Laura lamiera la vagina de su amada, él cual también tenía ese gusto a semen. “Los dos Bulls salieron vestidos y listos para salir, uno de ellos ya traía las prendas íntimas que Carol le prometió. Ambos se despidieron de Carol con un beso francés mientras que ella seguía disfrutando del cunnilingus que le daba Laura como si su vida dependiera de ello.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.